Despido disciplinario ¿Qué es? y causas que lo fundamentan

despido disciplinario
El despido disciplinario es un recuso que tiene todo empresario para poner fin a la relación laboral con un trabajador, alegando una o varias faltas graves, así como el incumplimiento de cualquier término acordado en el contrato.

A continuación vamos a explicarte a fondo de qué trata uno de los tipos de despido más comunes, para que puedas enfrentarte a él tanto si eres un trabajador, como si eres un empresario. Al final, se trata de conocer los cauces legales para actuar en consecuencia, respetando los derechos y obligaciones tanto del trabajador como del empresario.

¿Qué es un despido disciplinario?

Despido disciplinario
Es una decisión unilateral que toma una empresario, y por la cual decide finalizar un contrato con uno de sus trabajadores.

En este caso, se da por finalizada la relación laboral por decisión del empresario, y para ajustarse a la Ley hay que atender a los Artículos 54 y 55 del Estatuto de los Trabajadores.

Los despidos disciplinarios deben de cumplir una serie de requisitos en cuanto a forma y fondo para que se consideren válidos. Estos requisitos son los siguientes:

Requisitos formales

El principal requisito formal es la carta de despido. Esto se debe a que es obligatorio que el trabajador tenga constancia de los hechos y la conducta por la cual la empresa ha considerado que es pertinente su despido. De esta forma el trabajador tendrá oportunidad de defenderse si lo considera oportuno.

En el Convenio Colectivo de cada trabajo encontraremos otros requisitos específicos a la hora de llevarlo a cabo.

En caso de que el trabajador sea un representante sindical, se necesitará abrir lo que se conoce como un expediente contradictorio.

En caso de que alguno de estos requisitos formales no se lleven a cabo en el despido, este podrá ser considerado improcedente, sí el trabajador decide demandar a la empresa

Causas que lo fundamentan

Las causas que el Estatuto de los Trabajadores enumera en su artículo 54 son seis:

  1. Falta de asistencia o puntualidad al trabajo

En caso de una falta de puntualidad o asistencia de forma repetida e injustificada, el empresario podrá tomar la decisión unilateral de despedir al trabajador

  1. La indisciplina o desobediencia en el mismo

Teniendo en cuenta que la legislación reconoce al empleador el derecho a emitir ordenes legítimas a su trabajador asalariado, el incumplimiento por parte de este, de dichas órdenes, será causa suficiente para justificar su despido por desobediencia o indisciplina.

  1. Los malos tratos a la persona del empleador

Extensible, como se podrá imaginar más allá de la propia persona del empleador, a cualquier persona de la empresa. Los malos tratos o agresiones verbales y físicas constituyen una clara causa justificadora de un despido disciplinario. La jurisprudencia, en este caso lleva su explicación un poco más lejos: “una palabra o un acto o un gesto pueden tener la máxima trascendencia y gravedad en una determinada situación de hecho y carecer de ella en otra.»

  1. El abuso de confianza

Esto puede llevar a una bajada en la calidad del trabajo por parte del trabajador. En todo momento, es necesario entender los términos de una relación laboral, y cuando estos se sobrepasan por un abuso de confianza, el empleador puede acogerse a estos motivos para llevar a cabo el despido.

  1. La disminución del rendimiento

Puesto que es el empleador el que fija los baremos de rendimiento que desea para su empresa, este punto es el que más poder otorga al empresario para acogerse al despido disciplinario. Simplemente alegando una falta de rendimiento, un bajón de productividad, etc, puede armarse con argumentos para apoyar tal medida.

  1. La embriaguez o toxicomanía.

Uno de los puntos que menos discusión admite es este. Sin lugar a dudas, acudir al trabajo en estado de embriaguez, o mostrar síntomas de toxicomanía son argumentos suficientemente fuertes como para acogerse a ellos a la hora de justificar un cese de acuerdo laboral de este tipo.

Consecuencias

El paro en el despido disciplinario

Las consecuencias de la calificación de improcedencia del despido son iguales tanto para el incumplimiento de los requisitos formales como de los materiales.

Este es uno de los puntos con más conflictos dentro del ámbito laboral, ya que es normal que termine en una disputa entre empresario y trabajadores.

Por ese motivo, es importante conocer las consecuencias de un despido disciplinario. De esta forma, tanto si somos trabajadores como si somos empresarios, sabremos como desenvolvernos, si nos vemos en una situación cómo está.

Cuando se trata de un despido por motivos disciplinarios, el trabajador pierde su derecho a percibir cualquier indemnización por parte de la empresa en relación al despido. Ya que, se entiende que la causa  está más que justificada. En cualquier caso, el trabajador seguirá teniendo derecho a percibir el finiquito que le corresponda.

Además en este caso el empleado mantiene el derecho para cobrar el paro

¿Es necesario el preaviso en el despido disciplinario?

Como norma general, la extinción de un contrato de trabajo siempre exige un preaviso, bien por parte del trabajador o del empleador. Lo común es que una de las dos partes notifique con, al menos 15 días de antelación, su voluntad de dar por finalizada la relación laboral. Sin embargo, como toda regla, también ésta tiene excepciones, y este caso es una de ellas.

Puesto que una empresa decide despedir al trabajador acogiéndose al despido disciplinario porque cree que existe causa legal para disolver el contrato, el despido puede ser inmediato.

Plazo del trabajador para impugnar

Como se trata de un incumplimiento grave, el plazo para imponer la sanción de despido por la comisión de una falta calificada de muy grave es de sesenta días, puesto que se puede considerar la prescripción de esta falta. A partir de que la empresa tenga conocimiento de esta falta, “el plazo para imponer la sanción al trabajador de despido por faltas graves o muy graves es de 20 y 60 días respectivamente, desde el conocimiento, por parte del empresario de su comisión, y, en cualquier caso a los 6 meses de haberse cometido (Art. 60 ,ET).”

¿El despido disciplinario “tiene paro”?

Modelos de carta de despido disciplinario

El trabajador, mantendrá su derecho a paro en el despido disciplinario. Lo que se ahorra, es el finiquito el empresario, por lo que suele ser una situación, que, dentro de lo que supone ya de por sí un despido, queda de manera favorable para ambas partes.

La indemnización en los despidos disciplinarios

Puesto que en este caso se alega la falta de compromiso del trabajador con alguno o varios de los términos de su contrato laboral, no hay indemnización en este tipo de despido.

Modelos de carta de despido disciplinario

A continuación te ofrecemos distintos modelos de cartas de despido disciplinario, con ejemplos, que puedes descargar para tener una plantilla en la que apoyarte.

Tanto si eres un trabajador, como si eres empresario, te conviene tener a mano este tipo de recursos, para que cualquier procedimiento que se lleve a cabo en tu empresa, pueda ser realizado con las mayores garantías.

Esto también te puede interesar: