Que dicen los abogados en un juicio

Un óptimo letrado conoce la ley; un enorme letrado conoce al juez. En ocasiones critico a los abogados, pero reconsidero mis críticas en el momento en que necesito los servicios de uno. Proteger a un culpable no supone que sea inocente. Su cliente le debe su capacidad, no su compasión.

Hoy iremos a tratar un tema de persistente actualidad para los abogados que se restringe a la dicotomía ganar-ganar-comprender, o el » la inevitabilidad» del caso de ganar o perder», es parte integral de nuestra intervención profesional, un tema que puede ser tratado desde varios ángulos, pero que el día de hoy lo vamos a abordar desde el concepto que le ofrecemos a ganar o perder en nuestra práctica profesional.

Para esto, debemos partir de las próximas premisas que semejan esencialmente para el más destacable
una entendimiento del enfoque que vamos a llevar a cabo ahora.

Consejos personales para ganar un juicio

Retroceder en el tiempo es una victoria. Argumentar al cliente sin meterse en una demanda extendida y costosa puede ser en una cuota mucho más baja, pero mucho más satisfacción tanto para el cliente para el letrado.

Un cliente puede comprender la victoria pero asimismo es bien difícil comprender la decepción o el engaño de su letrado. Una cosa es tener un tema justificable y otra muy diferente ganarlo. Como dicen los apasionados a los toreros “hasta el rabo, todo es toro”.

Rivalidad de la Corte en el juicio oral

El juicio oral tiene rincón frente a un Tribunal con un Presidente y 2 jueces. La Ley de Trámite Penal establece las funcionalidades del Presidente. Entre las primordiales están:

  1. Sostener el orden de las sesiones: regresar a poner, prestar atención a quienes le incordian e inclusive solicitarles que abandonen la salón si es requisito para asegurar un ámbito de respeto y Justicia
  2. Asesorar los debates eludiendo la discusión y no desatendiendo la justa defensa.
  3. Suspensión temporal o determinante de la asistencia al encausado que insista en una conducta inadecuada a lo largo de la etapa de juicio oral.

Oraciones de abogados que se tienen que leer todos y cada uno de los días

Primeramente, quizás lo más esencial, el decálogo del letrado. Decálogo del que el instructor Eduardo Couture, de origen uruguayo, es su primordial realizador:

  1. Estudio: la ley está en incesante cambio. Si no prosigues sus pasos, vas a ser cada día un tanto menos letrado.
  2. Piensa: el derecho se aprende aprendiendo, pero se ejerce pensando.
  3. Trabajo: la abogacía es un esfuerzo serio puesto al servicio de causas justas.
  4. Pelea: es tu deber pelear por la justicia; pero el día que halles la ley en enfrentamiento con la justicia, pelea por la justicia.
  5. Sé leal: sé leal a tu cliente, alguien a quien no tienes que dejar hasta el momento en que te des cuenta de que no es digno de ti. Leal al enemigo, aun en el momento en que te es infiel. Leal al juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que afirmas; y, en lo que se refiere al derecho, ocasionalmente que debe confiar en el que solicitas.
  6. Acéptalo: admite la realidad del resto tanto como deseas que se admita la tuya.
  7. Ten paciencia: según la ley, la venganza transporta tiempo por las cosas que se hacen sin tu colaboración.
  8. Ten fe: ten fe en la ley, como el más destacable instrumento para la convivencia humana; en la justicia, como destino frecuente de la ley; en la paz, como sustituto genérico de la justicia. Y más que nada, tened fe en la independencia, sin la que no hay derecho, justicia y paz.
  9. Olvida: la profesión de letrado es una guerra de pasiones. Si en todos y cada guerra llevabas el alma con rencor, va a llegar un día en que la vida te va a ser irrealizable. En el momento en que concluya la pelea, olvida tu victoria tan rápido como tu derrota.
  10. Quiere tu profesión: trata de estimar la ley de tal modo que estimes un honor el día que tu hijo te solicite que le aconsejes sobre su porvenir, sugerirte que es letrado.

Transcripciones de diversión judicial

El humor legal no se restringe a rechistes de abogados y puntos legales. Pasamos cierto tiempo intentando encontrar en Internet citas entretenidas de transcripciones legales. Más allá de que no tenemos la posibilidad de corroborar si todas y cada una estas diálogos tuvieron rincón en una salón del tribunal o en el transcurso de un contrainterrogatorio, lo cierto es que ahora han sucedido cosas mucho más espectaculares.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad