Que hacer si te llevas mal con un compañero de trabajo

Controla la situación con tus compañeros de trabajo Identifica su naturaleza. Examina si el inconveniente es tuyo. Anula tus conmuevas. No lo dejes ir. Impide lamentarte con el resto. Precaución con el contraataque.

Aparte del mal humor de las 8:30 de la mañana hay un contratiempo aún peor: el integrante de tu oficina. En todo caso, esto no es lo malo: todavía tienes nueve horas por enfrente para gozar de su compañía. Eso sí: hay trucos para hacerlos considerablemente más reversibles. En el campo laboral, no es suficiente con ser el más destacable en lo que se hace: asimismo se precisa mano izquierda para tratar con toda clase de personas: antipáticas, trepadoras, vagas, individualistas, sin acompañamiento… Si bien por suerte no todas y cada una Persona insufrible, prácticamente todas las compañías tienen su museo de los horrores. Y mucho más en este momento, en un instante en el que los despidos son una incesante en muchas compañías, y es el instante de ganar puntos a los directivos. Si tu oficina asimismo tiene una galería de individuos inaguantables, y específicamente, el especialmente indigesto, ¡aprende a resguardarte! Estos son ciertos avisos:

  1. Protégete. Tenga precaución al descubrir los datos mucho más pequeños sobre sus inconvenientes personales, en tanto que tienen la posibilidad de ser utilizados ​​en contra suya. Además de esto, la información que propagará no va a ser falsa, sino más bien una interpretación malintencionada de la verdad, con lo que va a ser bien difícil que la rechaces.
  2. Presta atención a sus cambios de actitud. Si ves que tu pareja comienza a burlarse de ti de manera exagerada o sin fundamento, ¡precaución: está tratando esconder algo! Tenga precaución, en tanto que este accionar podría ser una cortina de humo para esconder sus verdaderas pretenciones. Lo mismo pasa si ves que está considerablemente más lejos de lo común.
  3. No le bajes. Impide criticar a tu contrincante a sus espaldas. Considere que lo que afirma no solo puede llegar a sus oídos, sino puede dejarlo en una mala situación en frente de el resto en la compañía.
  4. Coge el toro por los cuernos. Hablale. Si sientes que tu pareja está propagando comentarios sobre ti o no es accesible, no pierdas la posibilidad de tener una charla con él. Si no lo haces, sus críticas tienen la posibilidad de llegar a tus superiores y superiores, con todo cuanto ello implica. Además de esto, esta puede ser una enorme ocasión para solucionar sus diferencias. Si pese a toda esta estrategia no marcha, siempre y en todo momento puedes comunicar con tu jefe lo que sucede.
  5. No pierdas la tranquilidad. Despreocúpate por los nervios: levantar la voz o amenazar a tu enemigo no es la opción mejor, y mucho más enfrente del resto. Y si es el que lo realiza, no le incordies. Exhibe tu profesionalismo: la persona va a estar en la luz.
  6. Esconde tus méritos frente él. Si tienes mucho más capacitación o experiencia que él, no se lo eches en cara: eso solo crearía mucho más celos.

¿Qué llevar a cabo en el momento en que no andas con un compañero de trabajo?

8 pasos que te asistirán a prosperar la situación

  1. Identifica cuál es el inconveniente.
  2. Examina tu accionar con esa persona.
  3. Charla abiertamente con tu compañero de trabajo.
  4. Relativiza la situación.
  5. Haz bien tu trabajo.
  6. Establece límites y actúa a la mayor brevedad.
  7. Mantén la distancia.
  8. No te quejes en todo momento.

Ignorar lo que pasa

Si tras procurar progresar la relación con tus compañeros de trabajo no consigues desenlaces, tienes que estudiar a ignorar lo que pasa. Hay cosas que no puedes mudar, por el hecho de que están fuera de tu control.

En el momento en que esto pasa, lo mucho más sabio que puedes llevar a cabo es mudar la manera en que sientes, sientes y actúas en esas oportunidades. Emulando a Epicteto, ten presente que no son las cosas o ocasiones las que te afectan emotivamente, es tu interpretación de ellas.

Un punto clave para normalizar el efecto que genera un compañero dañino es detectar si el ataque es contra nosotros o si es un accionar frecuente con otros integrantes del aparato.

Tratándose de la segunda situación, es mucho más simple combatir el enfrentamiento, por el hecho de que indudablemente va a haber otros compañeros que compartan tu incomodidad y que logren tomar cartas en el tema juntos, opinando el inconveniente con su jefe directo, por servirnos de un ejemplo.

¡Bien hecho!

En Wooorker deseamos proseguir ayudándote a medrar cada día. De ahí que, te aconsejamos que revises nuestros consejos, alcanzarás tu máximo potencial y obtendrás el trabajo que estabas aguardando.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad