Que se puede hacer cuando tu jefe te trata mal

La mejor forma de accionar en frente de un jefe tóxico es eludir debatir con él y caer en provocaciones, ponerse según con el resto compañeros para respaldarse y estudiar de qué manera marcha para comprender sacar beneficio. .

«Dígales que desea crear una aceptable relación con ellos y pídales recomendaciones. Con frecuencia, aquellas personas se van a abrir y le van a dar información sobre lo que va a funcionar y lo que no», ha dicho Brownlee.

Ámbito Escucha atenta

Escucha activa y atenta. Concéntrese en lo que dice para remover el razonamiento primordial, remover la paja y ajustarse a lo primordial. No supongas en de qué forma contradecir, si instintivamente te vienen pensamientos de contraataque o argumentación, anótalos mentalmente (no los desarrolles) y déjalos pasar para continuar enfocándote en el mensaje de tu jefe.

Frecuentemente consideras que lo que te preocupa, te molesta o incentiva a tu jefe es una cosa, pero si escuchas atentamente, prestas atención al lenguaje que utiliza, te comprenderá cuál es el auténtico inconveniente.

– Ver si hay alguien mejor que tu jefe en la compañía:

Si la charla con tu jefe no marcha y, en cambio, todo empeora, debemos ir al próximo escenario. Y es nada básicamente menos que la necesidad de charlar con el jefe de nuestra ronda, si está.

Requerimos enseñar la situación como pasa y dejar en claro que intentaste charlar con tu gerente. Pero desgraciadamente no consiguió respuestas satisfactorias.

El dependiente al trabajo y el haragán

En este momento estamos con 2 géneros de jefes tóxicos que pertenecen a un mismo continuo, podríamos decir que tienen extremos opuestos. Por una parte disponemos al dependiente al trabajo, un personaje que no posee vida fuera de la oficina y que desea estar ahí asimismo. A la inversa, por otra parte, observamos al haragán, que siempre y en todo momento va a aguardar que hagas tu trabajo y asimismo el de él.

Por último, contamos una quinta parte tipo muy habitual de jefe tóxico, el jefe mandón insolente. Jamás vas a escuchar a personas con este perfil intentando de disculparse, por el hecho de que son inútiles de cometer fallos. Además de esto, tienden a no percibir a absolutamente nadie mucho más que a sí mismos.

Revise sus opiniones

Antes de seguir con medidas mucho más activas respecto a la relación con su jefe, es esencial que examinemos si nuestras opiniones y críticas respecto al accionar son adecuadas jefe. Por poner un ejemplo, un jefe tiene la posibilidad de tener bastante trabajo y sentir que no va a tener la aptitud de argumentar a tiempo y llevar a cabo el trabajo para delegarlo.

Además de esto, su accionar evasivo podría estar relacionado con cuestiones de su jefe o cuestiones personales, con lo que se expone mucho más distante. Estas u otras causas suceden todos y cada uno de los días, y si bien las ocasiones siempre y en todo momento se tienen la posibilidad de conducir mejor, todos somos humanos y no en todos los casos disponemos las mejores semanas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad